21 junio 2017

Si Cristiano se quiere ir, que se vaya

Cristiano Ronaldo se quiere ir del Real Madrid. La noticia saltó a finales de la pasada semana en la concentración de la selección portuguesa, y ha paralizado el mercado. El delantero luso está molesto y no se siente respaldado por el Real Madrid. El supuesto fraude y el ataque masivo de la prensa han sido razones suficientes para que el jugador no se sienta lo suficientemente 'arropado' por el club.

Lo considera algo injusto y va diciendo por ahí que le tratan como un delincuente. Estas palabras las pronunció por primera vez en Málaga tras ganar la Liga y sin que todavía se hubiera hecho pública la acusación del fraude de 14,7 millones de euros. Lo sospechaba y fue como un aviso. "Como me denuncien, me voy de España". Era una idea que le rondaba por la cabeza y que ahora filtra el diario portugués 'A Bola' para intentar hacer daño a no sé quién. Supongo que la Liga se resentiría de perder a un Balón de Oro y el daño deportivo al Real Madrid sería importante, aunque no hay que olvidad que ya existía un Madrid campeón antes de Cristiano y lo seguirá habiendo tras la marcha del portugués.

El caso es que el peor enemigo en este bombazo veraniego ha sido el propio ego de Cristiano Ronaldo. Hay que ponerlo en contexto: acaba de completar su mejor temporada, en la que ha ganado Liga y Champions League, es el máximo goleador de la competición europea, ha hecho goles en partidos decisivos en el tramo final de ambas competiciones, además venía de ganar la Eurocopa (primera para la selección lusa) el pasado verano... En fin, si tocarle el ego ya es peligroso cuando no es protagonista, es fácil imaginar cómo tiene que estar cuando es el favorito para ganar el próximo Balón de Oro. 

Pero realmente, ¿es una pataleta por la denuncia de la Fiscalía que le acusa de defraudador o una excusa barata para marcharse? Su 'calentón' es más que entendible. Sus abogados le dicen que todo está bien, que todo está en regla, que no pasa nada... y va la Fiscalía y le denuncia ante Hacienda, normal que esté moqueado. Pero que se mosquee con Jorge Mendes, su agente. Sus jugadores están metidos en líos con el fisco: Cristiano, Pepe, Falcao, Coentrão, Di María, Carvalho... hasta Mourinho acaba de ser acusado de haber defraudado a Hacienda 3,3 millones de euros en los ejercicios de 2011 y 2012. Que se cabree con sus abogados y asesores y no con Hacienda.

Abandonar el Madrid en estos momentos sería un error. Pero, utilizar el asunto de Hacienda como excusa para irse a otro equipo sería peor. Si se quiere ir que lo diga abiertamente sin utilizar como escudo a los diarios portugueses. Si se quiere marchar al Manchester United, al Manchester City, al Paris Saint-Germain o a China, que lo diga. Pero, que no jueguen con el Madrid, ni Mendes ni Cristiano.

Cristiano sabe que ir al PSG sería un paso atrás en su carrera futbolística, que no en lo económico. La liga francesa no tiene nivel competitivo ni acapara miradas en todo el mundo como la inglesa o la española. La figura de Cristiano Ronaldo perdería fuerza, y con ello sus activos publicitarios. Descartando esta opción de salida para CR7, al 'siete' blanco le quedan pocas alternativas ya que José Mourinho no quiere ver a Cristiano Ronaldo dentro de su nuevo proyecto en el United. Los dos portugueses 'enterraron' su relación durante los últimos meses del técnico de Setúbal en el banquillo blanco. No han resuelto sus diferencias y el verdadero objetivo de Mourinho sigue siendo Álvaro Morata.

Quitando al Manchester City de Guardiola (no se lo perdonarían en el United y la relación con el entrenador español tampoco es buena) y la liga China, pocos equipos podrían hacer frente a un traspaso que fácilmente superaría los 200 millones de euros. Así pues, Cristiano Ronaldo estaría casi obligado a dar marcha atrás en su ultimátum. Ahora tiene que pelear para demostrar su inocencia o pagar la multa correspondiente si es culpable, como ya ha hecho Di María.

07 junio 2017

Mbappé, le 'nouveau' Henry

Hace un año solo era conocido en la liga francesa, hoy es el jugador de moda del continente europeo. Con sus actuaciones ya ha llamado la atención de los grandes clubes. Es un futbolista diferente, con una enorme proyección que a sus precoces 18 años ha empezado a recibir comparaciones con el gran Thierry Henry.

Kylian Mbappé Lotti nació el 20 de diciembre de 1998 en Bondy, pequeña localidad de la región de Île-de-France (Francia). De padre camerunés y madre argelina, se formó en el equipo de su ciudad natal, el AS Bondy, donde lo entrenó Wilfried, su padre. Con 11 años el Chelsea le tentó, pero después, tras un breve paso por ese vivero de jugadores que es el Institut national du football de Clairefontaine, fichó por el AS Monaco FC en 2013, después de probar con el SM Caen y Stade Rennais FC. Allí, en Clairefontaine, lo descubrió Zidane cuando tenía 14 años y le invitó a ir a Madrid y entrenar en Valdebebas. "Lo viví como un niño que ve al jugador más grande de la historia de Francia llamándole. Fue honesto conmigo, tuvimos una gran conversación. Al final no me uní al Real Madrid porque quería seguir en mi país, no quería salir tan temprano. Elegí al Monaco y creo que hice una buena elección".

En Le Turbine, el área deportiva del equipo monegasco, subió al equipo filial tras firmar cuatro dobletes en cuatro partidos con el equipo sub-19 y sólo cinco encuentros después, los problemas con las lesiones de varios de los delanteros del equipo del Principado, hicieron que Leonardo Jardim subiese al primer equipo a su prometedor goleador, haciéndole debutar el 2 de diciembre de 2015 ante el SM Caen. Fue algo testimonial, ya que apenas dispuso de 5 minutos tras reemplazar a Fábio Coentrão en el minuto 88. Mbappé jugaría 11 partidos en total en la Ligue 1 de la temporada 2015-16, marcando su único gol el 20 de febrero de 2016 al ES Troyes AC, convirtiéndose en el jugador más joven (17 años y 62 días) en lograr un gol como profesional para el conjunto 'Rouge et Blanc'. Además, debutó en la Coupe de France, la Coupe de la Ligue y la UEFA Europa League, jugando un partido en cada competición, dando tres asistencias de gol en toda la temporada. Además se proclamó campeón de la Coupe Gambardella con el conjunto sub-19 al vencer en la final (3-0) al RC Lens en la que marcó 2 goles.

Esta temporada, la recuperación de Falcao y la presencia de Germain, junto a Guido Carrillo, como trío de delanteros abría la puerta a una posible cesión de Mbappé para disponer de más minutos, pero el temor a que una posible lesión les dejase en cuadro para la disputa de las cuatro competiciones de esta temporada, hizo que comenzara junto al resto de sus compañeros, disponiendo de sus primeros minutos en el debut del equipo en la Ligue 1. Poco a poco fue gozando de minutos y la pareja Falcao-Germain estaba funcionando a las mil maravillas. Sin embargo, ha sido en el mes de febrero cuando Mbappé ha explotado. Se hizo con el puesto de titular, dejando a Germain en el banquillo y se puso en el centro de todos los rumores sobre el interés de los grandes clubes del fútbol europeo gracias a un nuevo hat-trick (el primero lo anotó el 14 de diciembre de 2016 en la victoria por 7-0 sobre el Stade Rennais FC), este ante el FC Metz en la Ligue 1, unido a su decisivo gol en la victoria ante el Montpellier HSC una jornada antes y, sobre todo, sus dos goles en la eliminatoria ante el Manchester City (uno en cada partido), tantos decisivos para que su equipo haya eliminado a los hombres de Guardiola. Con 2037 minutos disputados, sus cifras goleadoras son espectaculares. En 44 partidos oficiales, Mbappé ha marcado 26 goles y ha dado 11 pases de gol a sus compañeros, promediando un gol en sus últimos 12 partidos. Además ha sido designado como mejor jugador joven de la liga francesa y fue incluido en el once ideal de la Ligue 1.

Mbappé cuenta con un talento innato para el fútbol que muestra una madurez sorprendente y una personalidad apabullante. Puede jugar en cualquier posición del frente de ataque. Suele partir desde el flanco izquierdo desde donde puede buscar diagonales hacia dentro o bien salir hacia fuera para internarse y buscar el centro con la pierna izquierda, aunque no es ni mucho menos zurdo, más bien todo lo contrario. Puede actuar también como segunda punta, donde se mueve con total libertad con un '9' de referencia en ataque. Destaca por su golpeo, su desborde en el uno contra uno y por su facilidad a la hora de definir. Su capacidad goleadora se destapó esta temporada y a sus 18 años, el jugador del Monaco es prácticamente imparable cuando tiene espacio por delante para encarar. Es inteligente con el balón en los pies, tiene calidad, desparpajo y sangre fría en los momentos decisivos, donde los más grandes marcan la diferencia. Mbappé es una bala al contragolpe, un jugador imparable por su velocidad y potencia. Además de rápido, es potencia pura y los defensas se las ven y se las desean para derribarlo.

Internacional por Francia, ha jugado con las selecciones sub-17 y sub-19, con la que brilló en el pasado Europeo de 2016 disputado en Alemania, en el que 'Les Bleuets' se proclamaron campeones tras golear a Italia en la final. Mbappé fue elegido en el equipo ideal del torneo en el que marcó 5 goles en los 5 partidos disputados. Didier Deschamps, que ha seguido su trayectoria en los últimos meses, lo convocó para jugar con la selección absoluta, debutando el 25 de marzo de 2017 ante Luxemburgo en el Stade Josy Barthel, y si no marcó en su primer disparo nada más pisar el césped fue por el 'paradón' de Anthony Moris, portero luxemburgués. Hasta el momento ha jugado 2 partidos con 'Les Bleus' y su futuro en la selección gala dependerá de su progresión, ya que el técnico de Bayona cuenta con una amplia nómina de delanteros entre los que destacan Griezmann, Gameiro, Giroud, Lacazzete, Gomis, Ousmane Dembélé y Benzema (aunque no cuente con él), o jugadores que también piden paso como Jean-Kévin Augustin, Alassane Pléa o Florian Thauvin.

El futuro nos dirá si Mbappé cumple con todas las expectativas que ha creado o se queda por el camino, como tantos otros. Todo parece indicar que el año que viene estará lejos del Louis II ya que los grandes equipos europeos encabezados por Real Madrid, Barcelona, Arsenal, Bayern München, Borussia Dortmund, Chelsea, Liverpool, Juventus, Paris Saint-Germain y Manchester United han puesto su ojos en el joven atacante de 18 años. Para cualquier equipo grande la apuesta por un jugador tan joven es arriesgada, pero el Monaco ya ha rechazado una escandalosa oferta de 110 millones de euros del United. La directiva del Monaco no espera recibir menos de 130 millones de euros por el jugador, una cifra descabellada dada su edad y el jugador ha pedido a los dirigentes del club del Principado quedarse una temporada más y luego pensar cual sería la mejor opción para irse.