14 julio 2013

Van Ginkel, la última joya holandesa

La Eredivisie es, seguramente, la competición liguera más igualada en todo el planeta. Hasta cuatro equipos han ganado el campeonato liguero en los últimos diez años, y gran parte de culpa la tienen las canteras, donde muchos clubes holandeses han encontrado su propio filón para poder competir en igualdad y generar sus propias estrellas del futuro. El último ejemplo de producto nacional es Van Ginkel, líder de la medular del conjunto revelación y el mejor socio del máximo artillero del campeonato. Con su acierto, el Vitesse puede seguir soñando.

Marco van Ginkel nació el 1 de diciembre de 1992 en Amersfoort, pequeña localidad de la provincia de Utrecht (Países Bajos). El fútbol le viene de cuna, puesto que su padre, Alex van Ginkel, era delantero del FC Utrecht en la década de los 80. Marco comenzó a jugar cuando apenas contaba con siete años en el modesto SV de Valleivogels de su ciudad natal. Con la portería rival entre ceja y ceja, no tardó en mostrar un rendimiento superior al del resto de sus compañeros por lo que muy pronto su nombre estuvo en las agendas de las principales canteras holandesas. 

En 1999 se mudó a Arnhem, junto a la frontera alemana, para enrolarse en la Vitesse Voetbal Academie. Allí los técnicos fueron retrasando su posición, y encontró el emplazamiento perfecto para repartir asistencias y saciar todo su olfato goleador desde la segunda línea. Escaló peldaños en la cantera del SBV Vitesse durante seis años, y sin alcanzar aún la mayoría de edad debutó en el primer equipo, de la mano de Theo Bos, el 9 de abril de 2010 contra el RKC Waalwijk. En tiempos de inestabilidad institucional en el club 'Geel en Zwart', y con un rendimiento deportivo mediocre, Van Ginkel dio sus primeros pasos en el mundo del profesionalismo sin que el entorno supusiese una merma en su progresión. Bos contó con él en tres partidos más de la Eredivisie (NAC Breda, Roda JC y AFC Ajax) y dos de la KNVB Beker. Sin embargo, la carrera fulgurante de Marco se vio truncada a comienzos de la temporada 2010-11 cuando le fue diagnosticada la enfermedad de Pfeiffter (mononucleosis infecciosa) que lo tuvo alejado de los terrenos de juego durante algún tiempo y frenó su progresión. 

La temporada pasada, con John van den Brom en el banquillo del GelreDome, se consolidó en el once inicial convirtiéndose en uno de los líderes del conjunto de Arnhem (jugó 30 partidos de la Eredivisie y marcó 5 goles). Con la marcha del técnico de Amersfoort (la misma ciudad que Van Ginkel) rumbo al RSC Anderlecht belga el verano pasado, surgieron algunas dudas sobre su futuro en el conjunto de Fred Rutten, pero el joven centrocampista se encargó de disiparlas todas a base de goles y asistencias. Sus exhibiciones en el centro del campo del GelreDome (lleva jugados 332 partidos en los que ha marcado 8 goles y ha dado 10 asistencias) le han convertido en uno de los hombres a seguir dentro de la Eredivisie.

Van Ginkel no es un jugador fácilmente analizable desde el punto de vista táctico, ya que no sabría ubicarlo en un lugar concreto del campo. Salvando las distancias, es un jugador con un perfil parecido al del inglés Frank Lampard. Se mueve perfectamente en varias posiciones de ataque, puede jugar en cualquiera de las bandas dejándose caer a ellas con facilidad debido a su gran manejo del balón, buena técnica individual y habilidad para aprovechar espacios, aunque no es ni mucho menos un extremo holandés al uso. Por su pasado como segundo punta, muestra una gran facilidad para moverse con soltura por las inmediaciones del área rival, donde le gusta finalizar los ataques de su equipo (ya sea con su pierna derecha, con la cabeza, con la izquierda, de forma acrobática...). Su juego es sencillo y contribuye a dar fluidez a la circulación de balón, aprovechando la espalda de los zagueros para demostrar su sangre fría en los metros finales. No es un jugador excesivamente rápido ni dinámico, es espigado (186 cm y 76 kg), y su escaso desarrollo muscular le penaliza en el choque y en la explosividad de la carrera, pero lo compensa con una larga zancada. Otro de los aspectos a mejorar es la desconexión en algunos tramos del encuentro lo que le hace ser, en ocasiones, demasiado intermitente.

Internacional por Holanda, ha jugado en todas las categorías inferiores de la 'oranje' desde la sub-15, algo nada fácil para un jugador alejado de grandes canteras como las del Ajax, Feyenoord o PSV. Hoy en día, es una pieza básica en la sub-21 de Cor Pot (seguramente podremos verle en la Eurocopa del próximo verano), algo que no ha pasado inadvertido para Louis van Gaal, quien ya le hizo debutar con la selección absoluta, nada menos que frente a Alemania en el amistoso disputado el 14 de noviembre de 2012 en el Amsterdam Arena, donde sustituyó a Ibrahim Afellay en el minuto 59.

A pesar de tener contrato en vigor con el conjunto de Arnhem hasta junio de 2015, acaba de ser contratado por el nuevo Chelsea de Mourinho, que se ha anticipado a otros clubes británicos, como el Liverpool, Everton o Wigan. Además, otros conjuntos europeos como el Hamburgo alemán o el Milan italiano ya habían mostrado interés en contar con sus servicios para reforzar su línea medular de cara a un futuro próximo. En Londres tendrá que superar la presión de jugar en un campeonato de la categoría de la Premier League y convencer al siempre exigente entrenador portugués. Para lograr ambos objetivos, Van Ginkel dispone de otra virtud: ambición. Así lo evidenció al pronunciar sus primeras palabras como futbolista del Chelsea. "Quiero jugar y no sólo sentarme en el banquillo, eso es lo que espero... creo que puedo jugar partidos", señaló en la web del club.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada