30 enero 2012

Guidetti, nuevo icono del Feyenoord


Es el jugador del momento en Rotterdam, donde se ha convertido en nuevo icono del Feyenoord. Futuro compañero de Ibrahimovic en la selección sueca, su facilidad para rematar todo tipo de balones ha enamorado a la Eredivisie, y ya es considerado como uno de los mayores talentos del fútbol europeo por su potencia, velocidad para las contras y la potente pegada que tiene.

John Alberto Fernando Andres Luigi Olof Guidetti nació el 15 de abril de 1992 en Stockholm (Suecia). A pesar de ser sueco de nacimiento, se crió en Kenya, donde su familia se trasladó siguiendo a su padre, un profesor de origen italiano que trabajaba en la Escuela Sueca de Kenia. Guidetti empezó a jugar al fútbol y sus primeros equipos allí son absolutamente desconocidos, Impala Bromma Boys, Mathare Youth o la Kenyan football academy Ligi Ndogo, una de las academias de fútbol más populares de Nairobi. En 2007 regresó a Suecia y fichó por el IF Brommapojkarna, equipo del barrio de Bromma, al oeste de Estocolmo. Con el conjunto rojinegro, famoso por su Academia de formación, empezó a crecer futbolísticamente y anotó 37 goles en 16 partidos en categoría juvenil, a pesar de tener tan solo 14 años, por lo que empezó a ser seguido muy de cerca por los mejores clubes europeos.

Fue el Manchester City FC quien consiguió llevárselo en el verano de 2008, siendo muy importante que por entonces el entrenador 'citizen' era su compatriota Sven-Göran Eriksson. Con 15 años se marchó al City, algo que muchos vieron como un error, pues tenía que seguir su progresión y la mejor forma de hacerlo sería quedándose en la Stockholms Fotbollförbund. Se incorporó al sub-18, donde anotó 13 goles en 13 partidos, registros que impresionaron a los técnicos de la casa. Alternó algunos partidos con el equipo de reservas, aunque nunca tuvo opciones de ascender al primer equipo.

Regresó cedido al Brommapojkarna, donde tuvo un impacto inmediato porque en 7 partidos marcó 4 goles y dio 4 asistencias. No tardó en volver a Inglaterra, y el 22 de septiembre de 2010 debutó oficialmente en un partido de Carling Cup ante el West Bromwich Albion. No volvió a jugar y se marchó nuevamente cedido al Burnley, donde apenas estuvo un mes. El pasado verano finalizaba su contrato con 'The Blues' y todo hacia indicar que abandonaría definitivamente la disciplina del City. Mancini lo llevó a la gira veraniega por Estados Unidos pero como no iba a tener minutos se daba por hecho su traspaso al FC Twente, pero un problema con el transfer impidió que Guidetti recalara entonces en la Eredivisie, lo que aprovechó el conjunto de Manchester para ampliarle su contrato durante 3 años más. Al final, el culebrón tuvo su punto final el último día del mercado de fichajes, donde se oficializó su cesión al Feyenoord.

En el conjunto de Rotterdam le costó unas semanas adaptarse porque el titular era el holandés Guyon Fernandez pero desde hace algo más de dos meses, es fijo ya como delantero estrella de los de Ronald Koeman. En tan poco tiempo Guidetti ha causado sensación en la Eredivisie. El sueco se se ha convertido en un jugador clave en el cuadro de 'De Kuip', con 14 goles en 13 partidos de liga, incluido con un hat-trick al Ajax, un claro hito en su carrera en tierras holandesas.

Se trata de un delantero que tiene en su olfato goleador su mayor arma. Jugador corpulento y robusto, maneja muy bien sus proporciones para sacarlas partido, lo que le hace poderoso en el área para adelantarse y superar a defensores. Tiene una gran pegada y a pesar de ser diestro también va bien con la zurda y, desde luego, por ese potente tren inferior que posee, es muy interesante también su juego aéreo. Su tranquilidad a la hora de enfrentarse en el uno contra uno al portero le permite perforar continuamente la portería rival. Además, es muy generoso, juega para el equipo y trabaja constantemente en labores de ataque, siendo frecuente verlo acompañar las jugadas, bajando al centro del campo para dar opciones de pase a sus compañeros y demarcándose continuamente para abrir espacios. Puede jugar también como interior gracias a su velocidad y técnica, y sobre todo a su gran cambio de ritmo. Aunque como él mismo ha comentado "Yo soy más de un delantero centro y ahí es donde quiero jugar. Sin embargo, obviamente prefiero jugar en la banda izquierda a estar en el banquillo".

Ha sido internacional por Suecia con los que suma 17 goles en las categorías inferiores sub-17, sub-19 y sub-21, con los que lleva jugados 10 partidos desde el 2010. Por su crecimiento, proyección y la necesidad de renovar el ataque de la selección sueca, pronto empezará a dejarse ver. Erik Hamrén, seleccionador absoluto, ya ha afirmado públicamente que está prestando atención a su evolución y Guidetti tiene la esperanza de entrar en la lista de 23 jugadores para la Eurocopa de 2012 en Polonia y Ucrania.

Por ahora en el Feyernoord disfrutan de sus goles y su juego, pero saben que son pocos los meses que les quedan para verlo en Rotterdam, puesto que su cesión acaba en verano. Aunque para hacerse un hueco en el City lo va a tener complicado debido a la gran cantidad de delanteros que conforman la plantilla. Equipos como el Arsenal, Inter, Lazio, Roma y Ajax lo siguen muy de cerca por si decide cambiar de aires, así que no nos extrañaría verle el próximo año con otra camiseta.

28 enero 2012

La camiseta más 'rockera' del futbol


El Brasiliense FC es un club brasileño de Taguatinga, ciudad cercana a Brasilia, capital del Distrito Federal. El club fue fundado en el año 2000 y actualmente juega en la Serie C del Campeonato Brasileño.

En 2010, después del parón para el Mundial de Sudáfrica, el Brasiliense y el América FC de Minas Gerais se enfrentaban en el estadio Elmo Serejo Farias, en un partido del Campeonato Brasileiro de Série B. El partido terminó con empate a un gol, aunque eso era lo de menos. En el 'Día Internacional del Rock', el equipo de la capital federal entró en el campo con una camiseta que llamó la atención de todo el mundo. El curioso diseño hacía honor a un estilo de música que poco tenía que ver con el fútbol, aunque tiene millones de seguidores por todo el planeta.

La camiseta del club había cambiado su tradicional amarillo a un degradado de tonos azules que simulaba la tela vaquera, además se serigrafió el nombre del club simulando los logos de los grupos más conocidos de Rock y Heavy Metal. Para que siguiera manteniendo la identidad del club 'Jacaré', la dirección decidió mantener la cruz que cruza el pecho en los uniformes titular y suplente, aunque esta vez en negro en lugar del blanco o el amarillo.

La idea inicial surgió de una empleada del departamento de comunicación del club, Aline da Silva, fan de grupos como Metallica, Black Sabbath, AC/DC, Sex Pistols, Ramones o The Misfits, cuyo logo (una calavera) aparece serigrafiado repetidas veces en la camiseta. Fue un grupo de siete u ocho personas, todos empleados del club, los que se movilizaron y, debido a que el Brasiliense no tenía proveedor de material deportivo, tuvieron que recorrerse varias fábricas textiles para hacer los diseños y las pruebas de color.

El resultado final fue muy del agrado de Luiz Estevão, presidente del Brasiliense, que vió en la 'extraña' camiseta una nueva fuente de ingresos, ya que al no tener patrocinador deportivo, las ganancias por venta de camisetas eran bastante escasas. La nueva equipación se puso a la venta a través de la estrenada web del club y, a pesar que tan solo fue usada una única vez, se convirtió en todo un éxito de ventas, e incluso los admiradores de otros equipos hicieron peticiones para tener la tercera equipación del conjunto 'Jacaré'. En 2011 el diseño volvió a repetirse, aunque esta vez en tonos grises y con la cruz en amarillo.

26 enero 2012

DORSALES MÍTICOS: 7 Juanito

Fue un futbolista excelso, imprevisible, siempre luchador y con una forma de entender la vida que no dejó a nadie indiferente. Temperamental dentro y fuera del campo, héroe o villano, estuvo durante diez años en primera fila de la actualidad madridista. Juanito, un hombre que jamás defraudó a los que esperaban que sus actuaciones en el Real Madrid y en la selección le acreditaran como uno de los 'grandes'.

Juan Gómez González nació el 10 de noviembre de 1954 en Fuengirola, municipio de la provincia de Málaga (España). Como tantos otros chicos de su edad, aprendió a jugar al fútbol en la calle. Será allí donde marque sus primeras pasiones. Comenzó a jugar en el CD Los Boliches, equipo de su barrio. Así comenzaba una larga carrera deportiva, ya con el 7 en la espalda, para ir rápidamente al juvenil del Fuengirola. Corría el año 1968. Juanito tenía demasiado talento para desaprovecharlo en juveniles, pero no tenía la edad exigida para debutar en Primera Regional. Tenía 14 años, su equipo lo necesitaba y le falsificaron la ficha.

Un año después es fichado por el Atlético de Madrid, que lo seguía desde los 13 años. Con el club rojiblanco no debuta hasta cumplir los 15. Su proyección es tan rápida como su juego, del juvenil pasa al filial de Tercera, cuando aún no había cumplido los 16 años. El entrenador de este equipo no vio las grandes condiciones que el jugador llevaba dentro y el jugador estuvo un tanto marginado y retorna a Fuengirola cuando aún no ha cumplido los 18 años. La llegada del austriaco Max Merkel al banquillo del Vicente Calderón y sus deseos de contar con el jugador, hacen que Juanito vuelva al Atleti. Sin embargo, su sueño se desvanece pronto, tan sólo viaja a los torneos veraniegos y lo que es peor, jugando contra el Benfica, a beneficio de los damnificados de Managua, en una jugada desafortunada se rompe la tibia y el peroné tras un choque con Henrique. Juanito tarda toda una campaña en recuperarse, y cuando lo hizo, Juan Carlos Lorenzo, entrenador rojiblanco, no cuenta con sus servicios.

En agosto de 1973 José María Negrillo, ex-entrenador del Atlético Madrileño, decide llevárselo y reactivar su carrera en el Burgos CF. El primer año de Juanito en el conjunto castellano fue difícil, ya que el equipo estuvo a punto de descender. En la temporada 1975-76 el equipo consigue el ascenso a Primera División, consiguiendo, la temporada siguiente, su sueño de debutar en la máxima categoría del fútbol español. Con José Antonio Naya y Lucien Müller en el banquillo sobresale en el equipo burgalés. Juega un gran partido ante el Atlético, demostrando la equivocación del club rojiblanco al dejarle escapar, y ese mismo año gana el premio al mejor jugador otorgado por la revista 'Don Balón'.

Juanito se convierte en un jugador codiciado y el 19 de noviembre de 1976 firma con el Real Madrid. El FC Barcelona también pujaba por él, pero el Madrid se le adelantó por muy pocos días. El malagueño se incorpora al conjunto merengue en la temporada 1977-78, debutando con la camiseta blanca en México, ante el Atlas de Guadalajara. Ese mismo año juega su primer partido en el Camp Nou, de imborrable recuerdo. Aquel día Juanito formó parte de la delantera blanca junto a Jensen y Santillana. El extremo hizo un partidazo, colaboró de forma decisiva en dos de los goles y el Madrid ganó 2-3, rompiendo una racha negativa que duraba siete años.

En sus diez años en el Club de Chamartín consiguió 2 Copas de la UEFA (1984-85 y 1985-86), 5 Ligas (1977-78, 1978-79, 1979-80, 1985-86 y 1986-87), 2 Copas del Rey (1979-80 y 1981-82) y 1 Copa de la Liga (1984-85). Además, en la temporada 1983-84, se proclamó 'Pichichi', junto a Jorge da Silva (Real Valladolid), con 17 goles. Juanito estuvo presente en las grandes remontadas conseguidas por el Real Madrid en el Bernabéu, aquellas que ya han pasado a la historia de las grandes gestas blancas. Estas inolvidables noches ante el Celtic de Glasgow, Inter, Borussia y Anderlecht hicieron del malagueño el líder de un equipo dotado de una impresionante fortaleza y de un tremendo espíritu que nacía de hombres tan raciales como Benito, Camacho, Santillana, Stielike o el propio Juanito.

Pero en la carrera de Juanito ha habido dos momentos especialmente oscuros y en ambos la UEFA le sancionó duramente. El primero sucedió en noviembre de 1978, en un partido frente al Grasshoppers, Juanito perdió los nervios y zarandeó al árbitro germano-oriental Adolf Prokop. Estuvo 14 meses sin disputar partidos europeos. El segundo 'lunar' fue en abril de 1987, en el partido de ida de las semifinales de la Copa de Europa frente al Bayern, en Múnich, Juanito perdió los nervios tras una dura entrada de Matthäus a Chendo y propinó un pisotón en la cabeza al jugador alemán cuando estaba en el suelo. Juanito fue expulsado del encuentro y suspendido de partidos europeos durante cinco años. Su temperamento impulsivo le costó el adiós definitivo a Europa y al Real Madrid.

Tras su salida del Real Madrid se fue a jugar al CD Málaga, en Segunda División. En su primera temporada con el conjunto blanquiazul consiguió el ascenso, retornando asía a Primera División en la temporada 1988-89. A su regreso al Bernabéu, el 4 de junio de 1989, marcó un excepcional gol a Buyo de vaselina, desde 25 metros. Fue su penúltimo tanto como profesional. El último se lo hizo al Zaragoza, antes de retirarse el 27 de junio de 1989. Debido a su gran afición por los toros, el maestro Curro Romero le cortó la coleta en La Rosaleda. En su etapa malacitana disputó 71 encuentros y marcó 15 goles.

Fue internacional por España. Jugó 9 veces con la selección juvenil y 2 con la selección Olímpica. Con la selección absoluta jugó en 34 ocasiones en las que marcó 8 goles. Kubala lo hizo debutar el 10 de octubre de 1976 ante Yugoslavia. Participó la Eurocopa de Italia'80, además de en los Mundiales de Argentina'78 y en el de España'82. En este campeonato disputó su último encuentro, ante Alemania. Tras este Mundial, Muñoz le relegó de la selección a pesar de encontrarse en un excelente estado de juego. Juanito aceptó con resignación esta decisión, aunque le dolía no poder lucir más la camiseta nacional. Fue un momento agridulce en su carrera internacional, peor que cuando en 1978, en Belgrado, sufrió un botellazo al ser sustituido, hizo un gesto con el dedo a la afición yugoslava que respondió con una lluvia de objetos.

Juanito falleció a los 37 años, en un accidente de tráfico, el 2 de abril de 1992 en la provincia de Toledo, cuando regresaba a la ciudad extremeña de Mérida donde entrenaba al equipo de la ciudad, después de presenciar en el Santiago Bernabéu un Real Madrid-Torino, correspondiente a la Copa de la UEFA, muestra de su gran afición por el conjunto blanco, y que suponía también el regreso al estadio 'blanco' de su ex-compañero y gran amigo Martín Vázquez, que militaba entonces en el equipo italiano. Tras su muerte, en todos los partidos celebrados en el estadio Santiago Bernabéu, en el minuto 7 (el número de dorsal que lució Juanito) de la primera parte se puede escuchar a la afición coreando el ya mítico "illa, illa, illa, Juanito maravilla", haciendo honor al famoso espíritu de Juanito.

16 enero 2012

El jeque que anuló un gol a Francia

La única participación de la selección de Kuwait en un Mundial fue todo un show. Primero porque llevaban un camello real como mascota a cada uno de sus partidos, y segundo por la rocambolesca historia que hoy vamos a contar.

Fue en el Mundial de 1982, disputado en España. El 21 de junio se enfrentaban Francia y la selección kuwaití en la segunda jornada del Grupo D en el Estadio Municipal José Zorrilla de Valladolid. Francia ganaba fácil por 3-1 cuando en el minuto 84 del partido Alain Giresse, delantero de 'les bleus' recibía el balón de Michel Platini, y marcaba el cuarto tanto para su selección ante la pasividad de la defensa 'Al Azraq'. Las imágenes televisivas mostraron que el árbitro estaba con las manos levantadas en el momento en que Giresse entraba en el área kuwaití, dando instrucciones para que siguiera el juego, lo cual descartaba que hubiera intentado detener la acción.

Inmediatamente, todo el equipo árabe se abalanzó sobre el colegiado, el soviético Miroslav Stupar, alegando haber escuchado el silbato del árbitro y que por ello el gol no debe subir al marcador. Desde el palco de autoridades del estadio, un individuo ataviado con vestimentas árabes y turbante rojo hace aspavientos indicando al equipo kuwaití que abandone el terreno de juego. Tras varios minutos de incertidumbre, el hombre del turbante apareció sobre el césped entre el tumulto de jugadores y acompañado por varios escoltas. Era el jeque Fahad Al-Ahmad Al-Sabah, presidente de la federación de fútbol y del Comité Olímpico y hermano del emir de Kuwait.

Los algo más de 30.000 espectadores que estaban en las gradas y los jugadores franceses, tranquilos por una victoria segura, observaban con estupor la insólita escena. Tras una conversación con el árbitro, rodeado de jugadores y policías, el jeque amenazó de nuevo con retirar a sus jugadores del terreno de juego si no se anulaba el gol. Tras algo más de diez minutos de discusión, el ucraniano Stupar anuló el gol y el jeque kuwaití regresó a su asiento rodeado de policías y guardaespaldas. "La mafia es pequeña al lado de la FIFA. No me importan las sanciones. Yo me iré y otro cubrirá mi puesto. Yo no obligué al árbitro a anular el gol, él lo hizo porque estaba convencido", aseguró Al-Sabah tras el partido.

La historia juzgó este hecho como anécdota, pero fue un caso muy grave por lo que la FIFA emitió una resolución al día siguiente, declarando válido el resultado final del partido, y reconociendo el triunfo francés por 4-1 (Maxime Bossis marcó el cuarto en el minuto 89). Al mismo tiempo impuso una multa de 25.000 francos suizos a la Kuwait Football Association por 'conducta antideportiva', amonestaba al jeque Fahad y a la organización española del estadio vallisoletano. En cuanto a Miroslav Stupar, la FIFA lo suspendió a perpetuidad como árbitro internacional, pudiendo actuar como tal sólo en torneos internos de la Unión Soviética.

La selección francesa quedó cuarta en el Mundial de 1982 y el equipo kuwaití fue eliminado en primera ronda. El jeque Fahad falleció el 3 de agosto de 1991, oponiendo resistencia a las tropas iraquíes que habían invadido su país horas antes. Ese mismo año Stupar se retiraba del arbitraje a los 50 años de edad.

15 enero 2012

Qué fue de... Mendieta

Fue uno de los jugadores españoles de referencia de la década de los 90, sobre todo, por su etapa en el Valencia. Real Madrid y Barcelona se lo rifaron. El Valencia se negó a traspasarlo a un equipo español y lo vendió a la Lazio, donde se apagó su estrella futbolística, siendo uno de los casos más flagrantes de cómo tomar decisiones equivocadas puede acabar con una carrera prometedora.

Gaizka Mendieta Zabala nació el 27 de marzo de 1974 en Lekeitio, pequeño municipio de la provincia de Vizcaya (España). A pesar de nacer en Euskadi, se crió en Castellón de la Plana, donde su padre, Andrés Mendieta, jugaba de portero. Comenzó su carrera futbolística en el CD Tonín de Castellón, en donde ya empezó a recibir reconocimientos y elogios por su gran juego. Pronto pasó al CD Castellón, en donde fue pasando por todos los escalafones de la cantera albinegra. A los 17 años debutó como lateral derecho en el primer equipo, entonces en Segunda División.

En 1992 llegó al Valencia CF de la mano del holandés Guus Hiddink, donde fue alternando el primer equipo y el filial durante dos campañas. A partir de ahí fue en constante crecimiento, poco a poco se fue consolidando como mediocentro y se convirtió en toda una leyenda en Mestalla. Con Claudio Ranieri sentado en el banquillo, ganó la Copa del Rey al Atlético de Madrid con un extraordinario gol tras un sombrero que rompió la cadera a la defensa colchonera. La temporada 1999-00 comenzaba ganado la Supercopa de España al Barcelona, y una vez convertido en santo y seña del conjunto 'che', con Héctor Cuper en el banquillo, el Valencia llegaba a su primera final europea con él como capitán. Eliminaron al Barcelona en las semifinales y se enfrentarían al Real Madrid en la final de París. Los blancos les ganaron con claridad (3-0) y Mendieta lamentaría su primera oportunidad perdida de hacerse con el preciado trofeo. "En la primera éramos los novatos y conseguimos llegar a la final. Ahí, el Madrid fue superior y nos ganó." diría años después. Los valencianistas acabaron en puestos de Champions League esa temporada y volverían a llegar a la final el año siguiente, eliminando a Arsenal y Leeds United por el camino. En la final contra el Bayern München cayeron cruelmente en la tanda de penaltis. Mendieta anotó sus dos penaltis en esa final. El primero que adelantaba al Valencia en el minuto 3 de partido y el primero de la tanda, que asumió con galones y anotó ante Kahn. "En la segunda, llegamos a un gran nivel y sabiendo como se juega una final, creo que mucha gente pensó que esa era nuestra temporada... Esa final le pesó a los jugadores, a la afición, al club...". Como consuelo, se llevó el premio a mejor centrocampista de ambas ediciones. 

En el verano de 2001 fue traspasado a la SS Lazio en un fichaje histórico por 48 millones de euros, después de que el club 'che' rechazara una oferta del Real Madrid. En el conjunto romano coincidió con jugadores de la talla de Juan Sebastián Verón y Pavel Nedvěd que lo relegaron al banquillo. No contó mucho para el técnico Alberto Zaccheroni, por lo que apenas jugó 27 partidos. Un año después volvía a España a jugar, como cedido, en el FC Barcelona, a las órdenes de Louis van Gaal. Mendieta rindió a buen nivel en el conjunto 'azulgrana', jugó un total de 47 partidos y marcó 6 goles, pero la crisis por la que atravesaba el equipo catalán y su alta ficha económica provocaron que Mendieta regresase a la disciplina 'biancazzurri' al finalizar la temporada.

En 2003 emigró al fútbol inglés, al Middlesbrough FC, un club modesto con aspiraciones en el que permaneció hasta 2008. En su primera temporada disputó 31 partidos y ganó la Curling Cup (Copa de la Liga) de 2004, lo que le permitió al 'Boro' disputar la Copa de la UEFA al año siguiente, llegando a la final que perdería contra el Sevilla. Después de dos lesiones graves quedo relegado al banquillo y, tras tres temporadas en las que tan sólo jugó 45 partidos, sonó para ser traspasado a la Real Sociedad, Athletic Club, Málaga y Los Ángeles Galaxy, pero su carrera como jugador de fútbol llegó a su fin al terminar la temporada 2007-08.

Mendieta fue internacional por España sub-18, sub-20, sub-21 y sub-23. En 1996 participó en el Europeo sub-21, donde España cayó en los penaltis ante Italia, y en los JJ.OO. de Atlanta, donde cayeron ante Argentina en cuartos de final. José Antonio Camacho lo hace debutar con la selección absoluta el 27 de marzo de 1999 ante Austria en el Estadio de Mestalla. Jugó 40 partidos en los que consiguió 8 goles y disputó la Eurocopa de Bélgica y Holanda del año 2000, y el Mundial de Japón y Corea del Sur de 2002. Su último partido como internacional fue el 20 de noviembre de 2002 frente a Bulgaria en el Nuevo Estadio de Los Cármenes de Granada.

Residió un tiempo en Yarm, un pueblecito cercano a la ciudad de Middlesbrough, en el condado de Teesside. En la actualidad juega de vez en cuando con los veteranos del Valencia en la liga indoor, y además tiene un grupo, Gasteiz Gang, con los que ha actuado como DJ en la pasada edición del Festival de Benicàssim. Y es que Mendieta siempre ha destacado por su pasión musical. Además, el grupo Los Planetas lo cita en una de sus canciones.

12 enero 2012

Entre pitos y flautas


Leía ayer en el diario As las declaraciones del Presidente de Honor del Real Madrid en las que expresaba su sentir sobre los pitos al jugador portugués. "¿Pitos a Cristiano Ronaldo? El público es el que paga y siempre tiene la razón. Si el público pide que el jugador rentabilice su esfuerzo con goles, no hay que discutirlo. La grada siempre tiene razón, no se le discute".

Pues perdóneme usted Don Alfredo, pero no estoy de acuerdo. Decenas de ejemplos que alimentan mi teoría me vienen a la mente. Expongamos algunos: José Antonio Reyes se ha marchado del Calderón con la inmerecida etiqueta de ídolo en sus espaldas. Y digo inmerecida porque ha sido un futbolista intermitente, irregular y con un alarmante déficit de compromiso. El británico Steve McManaman salía a hombros del Bernabéu en cada partido mientras Guti era silbado por fallar dos pases, lo mismo que le pasó años atrás a Martín Vázquez o a Michel, quien tuvo durante toda su carrera una relación de amor-odio con la grada de Chamartín. Pues eso, que la afición no siempre tiene razón.

"La afición del Real Madrid pita a Cristiano Ronaldo" o "Ronaldo no es feliz con su afición", se escucha y se lee durante los últimos días en los diferentes programas y diarios deportivos. Comentario demasiado atrevido porque generaliza el comportamiento de lo que considero una minoría. Yo, que voy de vez en cuando al Bernabéu, percibo que el aficionado blanco siente devoción por el portugués, una pasión provocada más por su rendimiento que por su comportamiento y forma de ser. Es cierto que algunos madridistas le censuran en momentos puntuales su individualismo, su obcecación, su ofuscación en lanzar absolutamente todos los golpes francos, sus airadas quejas cuando falla él (o el árbitro de turno), desentendiéndose de la jugada. Como decía, en definitiva quejas o desaprobaciones puntuales, y en ningún caso de la mayoría de la afición madridista.

Las aficiones son siempre difíciles de llevar. El hincha acude al estadio con el anhelo de acariciar la felicidad. Por eso la peor noticia para un club es que su equipo no tenga ídolos sobre el campo. Eso le sucede ahora al Atlético de Madrid. Todavía recuerdo cuando iba de pequeño al Calderón con mi hermano y mi cuñado, y oía corear los nombres de los Futre, Schuster, Abel, Simeone, Juninho o Pantic. Hoy no hay ídolos, en unos años se fueron Torres, Agüero, Forlán y De Gea. En la plantilla actual no hay jugadores que marquen ese patrón. A Antonio López, capitán del equipo, le falta protagonismo y carisma; Domínguez es quizá demasiado joven, y los Falcao, Diego, Arda y compañía están muy lejos de emocionar a la afición rojiblanca.

Los únicos nombres que grita la afición son los de la familia Gil y el de Cerezo, y no es precisamente para animarles. El ídolo actual del club del Manzanares es su nuevo entrenador, el 'Cholo' Simeone, mala noticia para el Atleti. La teoría me dice que un entrenador debe contagiar ilusión con su propuesta, su compromiso y sus hechos. Debe quitar presión a sus jugadores, pero nunca convertirse en número uno para su afición. En Camp Barça, Guardiola llegó a serlo como jugador y está muy cerca de conseguirlo como entrenador, pero los Messi, Xavi, Fàbregas, Piqué, Iniesta y Puyol son los verdaderos artífices de los triunfos azulgranas. Mourinho en año y medio se ha convertido en algo parecido a un 'gurú' para los devotos de la religión madridista, pero los Casillas, Sergio Ramos, Xabi Alonso o Cristiano Ronaldo siguen vendiendo camisetas a velocidad de vértigo.

El Atlético de Madrid se tambalea, su proyecto no vende ilusión, y la afición es consciente que Simeone no es más que un parche sobre el 'enésimo' proyecto fallido. El argentino se enfrenta como entrenador a un reto que lo puede encumbrar o lo puede convertir en 'ídolo de papel'. Todo dependerá, como siempre, de los resultados, aunque la afición es consciente que los verdaderos culpables van al estadio vestidos de traje y dicen representar a una entidad que parece venirles grande.

09 enero 2012

La camiseta 'ganadora' del Leeds United

El Leeds United es un club histórico de las islas británicas, que desde hace unos años no pasa por sus mejores momentos y va dando tumbos por las categorías inferiores del fútbol inglés. A pesar de su actual situación siguen contando con una de las hinchadas más fieles al color blanco de su equipo, aunque no siempre fue así...

Desde su creación en 1919, el Leeds United AFC vistió los colores del Huddersfield Town FC, ya que Hilton Crowther era entonces presidente de ambas entidades. En 1934 desapareció el blanquiazul, apareciendo el amarillo y azul, que se convirtieron desde entonces, y hasta 1961, en los colores tradicionales del club. En el final de la década de los cincuenta el equipo atravesó una racha negativa de resultados que lo llevó, al finalizar la temporada 1959-60, a la Segunda División inglesa.

Por aquel entonces, el Real Madrid de Don Santiago Bernabéu dominaba el fútbol europeo conquistando cinco Copas de Europa de manera consecutiva. Cuentan que la final de 1960, disputada en el Hampden Park de Glasgow, la presenció en el estadio Donald 'Don' Revie. El técnico inglés quedó tan prendado del juego desplegado por los Di Stefáno, Gento, Puskás y compañía, que cuando un año más tarde fichó como entrenador del Leeds United, convenció a los dirigentes del club para que, a partir de ese momento, el conjunto de Yorkshire vistiera de blanco inmaculado, al igual que ese equipo español que arrasaba allí por donde pasaba. El sueño de Revie era hacer del modesto Leeds el Real Madrid de Inglaterra.

El cambio de color fue una decisión para motivar a sus jugadores y primer paso para lo que venía en camino. En su segundo año con 'The Whites', como empezaron a ser conocidos, fueron campeones de la Second Division. Un año después terminaban segundos de una liga que disputaron hasta el último día contra el Manchester United. En 1968 conseguían la Copa de la liga (actual Carling Cup) y su primer triunfo europeo, una Copa de Ferias ganada al Ferencváros húngaro. Un año más tarde llegaba la Charity Shield, además del primer título liguero, con seis puntos de ventaja respecto al Liverpool de Bill Shankly. En 1971 llegaba un nuevo triunfo europeo, esta vez ante la Juventus italiana. En 1972 conquistaban una Recopa de Europa y la FA Cup, y en 1974 un nuevo título de liga ponía fin a una década irrepetible para el club.

Para muchos Don Revie fue el primer entrenador que dio paso a la profesionalización absoluta del club. Sus métodos de entrenamiento, la relación paternal y no autoritaria con los jugadores fueron los cimientos de su éxito. Y a pesar de sus muchos detractores, pocos entrenadores han tenido un papel tan importante en la vida de un club como Revie y su Leeds, del que cambió desde su filosofía de juego hasta sus colores.

07 enero 2012

Fuera de juego

Título Original: Fever Pitch
Año: 1997
Duración: 102 min.
País: Gran Bretaña
Director: David Evans
Guión: Nick Hornby (Novela: Nick Hornby)
Reparto: Colin Firth, Ruth Gemmell, Neil Pearson, Bea Guard, Lorraine Ashbourne, Mark Strong, Holly Aird, Luke Aikman, Richard Claxton, Ken Stott, Peter Quince, Charles Cork, Bob Curtiss
Productora: Channel Four Films / Scala Productions / Wildgaze Films / Phaedra Cinema
Género: Comedia

Basada en el genial libro 'Fiebre en las gradas' de Nick Hornby, guionista de la cinta, nos muestra la relación de un profesor con sus dos amores: el Arsenal y su novia. David Evans es el encargado de llevar a la gran pantalla este típico triángulo amoroso en clave de humor... aunque no tan típico, si se trata de un hombre, una mujer y un equipo de fútbol.

Paul Ashworth es un hombre de mediana edad, profesor de literatura inglesa, eterno adolescente aunque interesante y culto, que lee a Steinbeck y a Lord Byron, pero vive obsesionado con el fútbol y es un aférrimo seguidor del Arsenal. Cuando conoce a Sarah, profesora en el mismo instituto que Paul, que detesta el fútbol, se verá forzado a reevaluar su vida drásticamente. Por una parte está su chica, pero por otra la única pasión que le ofrece alegrías y penas, en la que basa gran parte de su vida, y además la única que le hace sentirse orgulloso de su identidad británica.

Es una comedia romántica, algo previsible, pero única. Sorprende por su inteligencia, siendo el fiel reflejo de tantas parejas de novios, aquellos que siguen a pies juntillas aquello de 'los domingos por el fútbol me abandonas'. Esta cinta va dirigida al aficionado de tribuna, de cerveza y bocadillo, y a esa extraña fuerza que le arrastra a sufrir, a gritar, a llorar y a reír, a cantar, a saltar, y a todas esas sensaciones que despierta el mundo del fútbol. Además lo hace de una manera muy acertada. Las actuaciones no brillan demasiado, sobre todo porque la historia de amor está un poco 'metida con calzador' y resta credibilidad al resto de la película. Falta química entre la pareja protagonista pero es en esos momentos donde Colin Firth hace de forofo y nos hace disfrutar de sus dotes interpretativas.

04 enero 2012

Marco Reus, la gran revelación de la Bundesliga


En su tercera temporada en la Bundesliga, se ha convertido en una de las grandes estrellas del campeonato alemán. Desequilibrante, rápido, veloz, letal en la definición y ya con el merecido premio de convertirse en internacional absoluto. Marco Reus es la gran revelación de la Bundesliga y con sus aportaciones, mantiene arriba a un humilde Borussia Mönchengladbach que sabe, que su nueva estrella puede durar poco en su plantilla.

Marcos Reus nació el 31 de mayo de 1989 en Dortmund (Alemania). Comenzó a jugar a los 6 años en el SV Post Dortmund, un pequeño club de su localidad natal, antes de que el Borussia Dortmund se fijara en él y le fichara para sus categorías inferiores. En el club 'Die Schwarzgelben' jugó durante tres temporadas, hasta que en 2006 le abrieron la puerta de salida al considerar que no era suficientemente bueno para jugar en la Bundesliga.

Ese mismo año se unió al filial del Rot Weiss Ahlen, un equipo de Nordrhein-Westfalen. En su primer año marcó dos tantos en cinco partidos. En su segunda temporada, una vez asentado en su nuevo club, tuvo una espléndida progresión. Estuvo con el equipo sub-19 (12 goles en 19 partidos), pasó de nuevo por el filial, y los técnicos acabaron por ascenderle al primer equipo, con el que jugó 16 partidos y marcó un tanto importantísimo. Reus había conseguido su sueño de ser futbolista profesional y agradeció la confianza convirtiéndose en el autor del gol que permitió al RWA lograr el ascenso a la 2.Bundesliga, la división de plata del fútbol alemán. En la temporada 2008-09, ya con 19 años, se hizo con un puesto entre los titulares, jugando 27 partidos y marcando en cuatro ocasiones.

Su juego no pasó desapercibido para los técnicos del Borussia VfL 1900 Mönchengladbach, club con el que firmó el 25 de mayo de 2009. Aquel verano los aficionados del Gladbach estaban desesperados porque acababan de perder a los dos futbolistas de más proyección de su equipo, Marko Marin y Alexander Baumjohann. Empezó la campaña en el banquillo pero poco a poco fue mostrando sus virtudes, marcando ocho goles en 33 partidos. Cifras que mejoró la pasada temporada, llegando a las diez dianas y repartiendo además nueve asistencias pese a la delicada situación de los 'Die Fohlen', que se vieron abocados a jugar la promoción para no descender. Este año su progresión ha sido espectacular, tanto es así que se ha convertido en uno de los jugadores alemanes del momento. No es de extrañar viendo sus números: diez goles en quince partidos de la Bundesliga, siete de ellos en tan solo tres encuentros.

Reus es un centrocampista ofensivo, potente y de gran calidad. Se mueve por el extremo derecho, aunque se puede adaptar a todo el frente de ataque. Le gusta aparecer en diagonal y clavarse como un puñal en las defensas contrarias, ya sea con el balón en los pies o entrando al espacio con un potente cambio de ritmo. De ahí que su perfil responda más al de un segundo delantero que al de un extremo. A su velocidad y verticalidad añade un excelente disparo desde media distancia y múltiples recursos en la definición, aunque su movimiento preferido es bajar a recibir para sorprender a las defensas rivales llegando desde atrás. Ya sea partiendo desde la posición de interior diestro o extremo, su capacidad para hacer daño en la portería contraria es escandalosa. Es de ese tipo de jugadores que te ganan con el tiempo. Probablemente en ninguna de las facetas del juego sea un jugador diez, pero su regularidad, disposición y olfato le hacen ser ese tipo de jugadores que siempre aprueba con nota. Le falta mejorar en la distribución del juego, ya que a veces es mejor un pase que una carrera, pero aun es joven y tiene tiempo para pulir sus cualidades.

Reus ha sido internacional sub-21 por Alemania con la que debutó ante Turquía en agosto de 2009. En 2011 recibió su primera convocatoria para jugar en la 'Mannschaft'. Joachim Löw lo ha llamado en tres ocasiones y ha afirmado que cuenta con él de cara al futuro. Ahora solo le falta asentarse definitivamente en la selección para poder disputar su primer torneo 'grande', la Eurocopa de Polonia y Ucrania del próximo verano.

Como cabía esperar, su rendimiento no ha pasado desapercibido para los conjuntos más poderosos de Europa, y su lista de pretendientes crece notablemente con el paso de las semanas. Bayern de Múnich, Borussia Dortmund, Manchester United, Arsenal o Real Madrid ya han encomendado a sus ojeadores el seguimiento exhaustivo de este jugador, cuya cláusula asciende hasta los 17,5 millones de euros. Su futuro parece ligado al conjunto de Dortmund, su ciudad natal, que parece haber tomado la delantera por el jugador al que un día despreció.