14 agosto 2012

Campeones


Título Original: Campeones
Año: 1997
Duración: 17 min.
País: España
Director: Antonio Conesa
Guión: Pablo Olivares, Antonio Conesa (Historia: Pablo Olivares)
Reparto: Manuel Morón, Javier Pereira, Consuelo Trujillo, Paco Catalá, Lorena Rosado, Yohana Cobo, Adriana Ferrer, Matías Prats
Productora: Samarkanda
Género: Drama

Campeones es una historia de sentimientos que recurre al verdadero espíritu del fútbol para dar una lección de vida. Conesa (cineasta que se ha dedicado principalmente a la publicidad) utiliza como hilo conductor la última jornada de la temporada 1970-71 en la que se jugaban el título liguero tres equipos: el Barcelona, el Atlético de Madrid y el Valencia. 

Esta cinta, rodada en blanco y negro, nos cuenta una pequeña historia de ganadores y perdedores, donde el guiño al Atlético de Madrid será compartido por todos los espectadores, independientemente de sus colores. Los protagonistas, padre e hijo, los dos seguidores del club 'colchonero', viven aparentemente un domingo ilusionante en la madrileña Casa de Campo debido al alto porcentaje de posibilidades que tenía su equipo de alcanzar el campeonato liguero. No obstante, dentro de esa nube de jovialidad se ocultan emociones y conflictos familiares que Conesa los muestra de una manera muy hábil.

El cortometraje, rodado sólo un año después del último título de Liga 'rojiblanco', es un homenaje a la pasión por un deporte. Se reflejan fielmente todas esas emociones que despierta un equipo a sus aficionados, y podemos hallar conceptos tan universales como el amor y la amistad. Y es que pocas veces el cine ha entendido tan bien el sentimiento íntimo que se desborda con el balompié, todo no está en ganar o perder, en ser más o menos competitivo, en la excelencia o la mediocridad, sino en ser seres humanos libres y emocionalmente inteligentes.

La nostalgia da valor a los recuerdos emborronados, nos lleva a aquellos días en que las lecciones llegaban de todos lados. Diecisiete minutos de cine auténtico donde el fútbol no es solamente 22 tíos corriendo tras un balón, es gritar, reír, llorar, patalear, sufrir y disfrutar. Puro sentimiento, porque el día que descubres que perder forma parte del juego, deseas con más fuerza la revancha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada