27 marzo 2012

Ocampos, la joven estrella del River de Almeyda


El pasado año fue una temporada para olvidar por el aficionado de River. Boca ganó el título y el equipo descendió al infierno de la 'B'. Sin embargo, la delicada situación ha servido para que 'Los Millonarios' se replanteen su política de fichajes y optasen por volver a sus orígenes dando paso a la cantera, un prestigioso vivero que ha dado al fútbol argentino, y europeo, innumerables talentos. El próximo en cruzar el charco podría ser su nueva estrella: Lucas Ocampos.

Lucas Ariel Ocampos nació el 11 de junio de 1994 en Quilmes, ciudad argentina, situada al sur de la provincia de Buenos Aires (Argentina). Como muchos otros niños argentinos, vivió una infancia humilde. Se crió dando patadas a un balón en los potreros de su barrio e inició su proceso formativo como futbolista en el Quilmes Atletic Club de su ciudad natal. En la entidad 'cervecera' comenzó en la demarcación de lateral derecho, pero no tardó en adelantar su posición hasta la medular. Allí, su buen hacer en el apartado ofensivo le impulsó hacia un nuevo cambio posicional, reconvirtiéndose en delantero. Una vez asentado como referente goleador atrajo la atención de los técnicos de la federación argentina.

En noviembre de 2009, con 15 años, se incorporó a las categorías inferiores de River Plate, que se adelantó a su eterno rival, Boca Juniors, en la dura pugna por hacerse con sus servicios. En el elenco 'millonario' pronto comenzó a destacar, formando un tridente de gran nivel con Federico Andrada y Lucas Pugh. Tras el histórico descenso de River a la Primera B Nacional, Matías Almeyda, nuevo técnico franjirrojo, se llevó a varios jóvenes para observarles más de cerca en pretemporada y quedó maravillado con las condiciones de Ocampos. Desde el primer momento confió en él y no le tembló el pulso a la hora de otorgarle la titularidad en el primer encuentro liguero ante Chacarita. Lo hizo, además, situándolo en la banda izquierda, una demarcación nueva para él. Incluso cuando 'El Pelado' fue cuestionado por los periodistas acerca de las habilidades del joven jugador fue tajante: "Ocampos es un crack, el futuro de River está ahí". Unos halagos que el quilmeño refrendó con esfuerzo, descaro, asistencias y goles. De hecho, ya se ha convertido en el segundo máximo goleador del conjunto 'millonario' y se está convirtiendo en pilar fundamental en la buena marcha del equipo.

Es un futbolista diestro con un imponente físico para su corta edad (187 cms. y 80 kilos). Muy potente en la zancada, resulta muy difícil de frenar cuando arranca con espacios y sus características le convierten en un futbolista idóneo para apostar por el contragolpe. Además posee una impresionante calidad técnica que le permite deshacerse fácilmente de sus adversarios. Sabe utilizar el cuerpo para proteger el balón y domina el juego aéreo, puesto a que su talla añade una extraordinaria capacidad de salto. Se desempeña con soltura tanto en la delantera como en las tres posiciones por detrás del punta, y aunque este año está jugando en banda izquierda, parece sentirse muy cómodo en esa posición. Como puntos flacos debe mejorar su regularidad, sobre todo en cuanto a conceptos defensivos, y aunque siempre muestra mucho desparpajo, debe mejorar en la toma de decisiones.

Es internacional por Argentina, habiendo jugado con la sub-15 el Sudamericano de la categoría disputado en Bolivia en 2009. En el país andino las cosas no funcionaron a nivel colectivo, pero Ocampos mostró un gran rendimiento a lo largo del torneo. Actualmente es un habitual en las convocatorias de la sub-17, primero con José Luis Brown y luego con Oscar Garré. En el Sudamericano de la categoría, Argentina no pudo superar a Brasil pero consiguió el billete para el Mundial y dejó sensaciones esperanzadoras. Unos meses más tarde, en el Mundial disputado en México, el combinado albiceleste cayó en los octavos de final ante Inglaterra, y ni siquiera Ocampos pudo brillar, arrastrado por la dinámica negativa de sus compañeros.

Pese a que aún no ha alcanzado ni la mayoría de edad, ya ha despertado el interés de prestigiosos clubes europeos. Chelsea, Manchester City, Liverpool, Bayern, Inter, Real Madrid y Barcelona siguen de cerca sus evoluciones y ya han comenzado la carrera por conseguir su fichaje. Daniel Passarella, presidente de River, asegura que su joven estrella no saldrá por menos de catorce millones, puesto que la entidad rioplatense solamente ingresaría el 50% de su traspaso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada