26 enero 2012

DORSALES MÍTICOS: 7 Juanito

Fue un futbolista excelso, imprevisible, siempre luchador y con una forma de entender la vida que no dejó a nadie indiferente. Temperamental dentro y fuera del campo, héroe o villano, estuvo durante diez años en primera fila de la actualidad madridista. Juanito, un hombre que jamás defraudó a los que esperaban que sus actuaciones en el Real Madrid y en la selección le acreditaran como uno de los 'grandes'.

Juan Gómez González nació el 10 de noviembre de 1954 en Fuengirola, municipio de la provincia de Málaga (España). Como tantos otros chicos de su edad, aprendió a jugar al fútbol en la calle. Será allí donde marque sus primeras pasiones. Comenzó a jugar en el CD Los Boliches, equipo de su barrio. Así comenzaba una larga carrera deportiva, ya con el 7 en la espalda, para ir rápidamente al juvenil del Fuengirola. Corría el año 1968. Juanito tenía demasiado talento para desaprovecharlo en juveniles, pero no tenía la edad exigida para debutar en Primera Regional. Tenía 14 años, su equipo lo necesitaba y le falsificaron la ficha.

Un año después es fichado por el Atlético de Madrid, que lo seguía desde los 13 años. Con el club rojiblanco no debuta hasta cumplir los 15. Su proyección es tan rápida como su juego, del juvenil pasa al filial de Tercera, cuando aún no había cumplido los 16 años. El entrenador de este equipo no vio las grandes condiciones que el jugador llevaba dentro y el jugador estuvo un tanto marginado y retorna a Fuengirola cuando aún no ha cumplido los 18 años. La llegada del austriaco Max Merkel al banquillo del Vicente Calderón y sus deseos de contar con el jugador, hacen que Juanito vuelva al Atleti. Sin embargo, su sueño se desvanece pronto, tan sólo viaja a los torneos veraniegos y lo que es peor, jugando contra el Benfica, a beneficio de los damnificados de Managua, en una jugada desafortunada se rompe la tibia y el peroné tras un choque con Henrique. Juanito tarda toda una campaña en recuperarse, y cuando lo hizo, Juan Carlos Lorenzo, entrenador rojiblanco, no cuenta con sus servicios.

En agosto de 1973 José María Negrillo, ex-entrenador del Atlético Madrileño, decide llevárselo y reactivar su carrera en el Burgos CF. El primer año de Juanito en el conjunto castellano fue difícil, ya que el equipo estuvo a punto de descender. En la temporada 1975-76 el equipo consigue el ascenso a Primera División, consiguiendo, la temporada siguiente, su sueño de debutar en la máxima categoría del fútbol español. Con José Antonio Naya y Lucien Müller en el banquillo sobresale en el equipo burgalés. Juega un gran partido ante el Atlético, demostrando la equivocación del club rojiblanco al dejarle escapar, y ese mismo año gana el premio al mejor jugador otorgado por la revista 'Don Balón'.

Juanito se convierte en un jugador codiciado y el 19 de noviembre de 1976 firma con el Real Madrid. El FC Barcelona también pujaba por él, pero el Madrid se le adelantó por muy pocos días. El malagueño se incorpora al conjunto merengue en la temporada 1977-78, debutando con la camiseta blanca en México, ante el Atlas de Guadalajara. Ese mismo año juega su primer partido en el Camp Nou, de imborrable recuerdo. Aquel día Juanito formó parte de la delantera blanca junto a Jensen y Santillana. El extremo hizo un partidazo, colaboró de forma decisiva en dos de los goles y el Madrid ganó 2-3, rompiendo una racha negativa que duraba siete años.

En sus diez años en el Club de Chamartín consiguió 2 Copas de la UEFA (1984-85 y 1985-86), 5 Ligas (1977-78, 1978-79, 1979-80, 1985-86 y 1986-87), 2 Copas del Rey (1979-80 y 1981-82) y 1 Copa de la Liga (1984-85). Además, en la temporada 1983-84, se proclamó 'Pichichi', junto a Jorge da Silva (Real Valladolid), con 17 goles. Juanito estuvo presente en las grandes remontadas conseguidas por el Real Madrid en el Bernabéu, aquellas que ya han pasado a la historia de las grandes gestas blancas. Estas inolvidables noches ante el Celtic de Glasgow, Inter, Borussia y Anderlecht hicieron del malagueño el líder de un equipo dotado de una impresionante fortaleza y de un tremendo espíritu que nacía de hombres tan raciales como Benito, Camacho, Santillana, Stielike o el propio Juanito.

Pero en la carrera de Juanito ha habido dos momentos especialmente oscuros y en ambos la UEFA le sancionó duramente. El primero sucedió en noviembre de 1978, en un partido frente al Grasshoppers, Juanito perdió los nervios y zarandeó al árbitro germano-oriental Adolf Prokop. Estuvo 14 meses sin disputar partidos europeos. El segundo 'lunar' fue en abril de 1987, en el partido de ida de las semifinales de la Copa de Europa frente al Bayern, en Múnich, Juanito perdió los nervios tras una dura entrada de Matthäus a Chendo y propinó un pisotón en la cabeza al jugador alemán cuando estaba en el suelo. Juanito fue expulsado del encuentro y suspendido de partidos europeos durante cinco años. Su temperamento impulsivo le costó el adiós definitivo a Europa y al Real Madrid.

Tras su salida del Real Madrid se fue a jugar al CD Málaga, en Segunda División. En su primera temporada con el conjunto blanquiazul consiguió el ascenso, retornando asía a Primera División en la temporada 1988-89. A su regreso al Bernabéu, el 4 de junio de 1989, marcó un excepcional gol a Buyo de vaselina, desde 25 metros. Fue su penúltimo tanto como profesional. El último se lo hizo al Zaragoza, antes de retirarse el 27 de junio de 1989. Debido a su gran afición por los toros, el maestro Curro Romero le cortó la coleta en La Rosaleda. En su etapa malacitana disputó 71 encuentros y marcó 15 goles.

Fue internacional por España. Jugó 9 veces con la selección juvenil y 2 con la selección Olímpica. Con la selección absoluta jugó en 34 ocasiones en las que marcó 8 goles. Kubala lo hizo debutar el 10 de octubre de 1976 ante Yugoslavia. Participó la Eurocopa de Italia'80, además de en los Mundiales de Argentina'78 y en el de España'82. En este campeonato disputó su último encuentro, ante Alemania. Tras este Mundial, Muñoz le relegó de la selección a pesar de encontrarse en un excelente estado de juego. Juanito aceptó con resignación esta decisión, aunque le dolía no poder lucir más la camiseta nacional. Fue un momento agridulce en su carrera internacional, peor que cuando en 1978, en Belgrado, sufrió un botellazo al ser sustituido, hizo un gesto con el dedo a la afición yugoslava que respondió con una lluvia de objetos.

Juanito falleció a los 37 años, en un accidente de tráfico, el 2 de abril de 1992 en la provincia de Toledo, cuando regresaba a la ciudad extremeña de Mérida donde entrenaba al equipo de la ciudad, después de presenciar en el Santiago Bernabéu un Real Madrid-Torino, correspondiente a la Copa de la UEFA, muestra de su gran afición por el conjunto blanco, y que suponía también el regreso al estadio 'blanco' de su ex-compañero y gran amigo Martín Vázquez, que militaba entonces en el equipo italiano. Tras su muerte, en todos los partidos celebrados en el estadio Santiago Bernabéu, en el minuto 7 (el número de dorsal que lució Juanito) de la primera parte se puede escuchar a la afición coreando el ya mítico "illa, illa, illa, Juanito maravilla", haciendo honor al famoso espíritu de Juanito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada