21 septiembre 2011

David Silva pide paso


Aunque la actualidad de la selección española no está a la orden del día, ayer nos sorprendían las declaraciones de David Silva al diario AS, en ellas el jugador canario aseguraba que "En la selección me veo como un actor secundario. No cuento con la confianza del seleccionador. Cuando fui la única víctima de la derrota contra Suiza, pensé que se podía tratar de un estado de forma, pero después, las críticas hacia mi rendimiento siempre han sido buenas, aunque no lo suficiente para que el entrenador confíe en mí".

Supongo que seremos bastantes los que cada partido internacional nos extrañamos de ver a Silva en un papel secundario, prefiriendo dar entrada a otro tipo de jugadores antes que a la habilidad del canario, y más cuando el juego del combinado nacional dista mucho, últimamente del que nos hizo campeones de Europa en 2008 o del Mundial el pasado año. Además para mi, personalmente, Silva es ahora mismo el jugador más en forma de todos cuantos están integrando el actual plantel de 'La Roja', y lo está demostrando jornada tras jornada en la Premier League.

David Josué Jiménez Silva nació en Arguineguín (Gran Canaria), tierra en la que el talento futbolístico parece ser un don innato. Formado en las categorías inferiores del Valencia CF, club al que llegó con 14 años, se curtió a base de cesiones a Segunda División (SD Eibar y RC Celta de Vigo) para terminar triunfando en Mestalla. Su fútbol es mágico, y las comparaciones con su paisano Juan Carlos Valerón son inevitables. Desatasca partidos, es capaz de ver pases sin ni siquiera mirar en la dirección a la que los envía y lee el fútbol como pocos. No es de extrañar que fuera de España lo valoren como a un crack.

Todo resulta diferente en nuestro país, donde parece que sólo en las ciudades donde demostró su talento lo consideran como el gran jugador que es. Y es que no jugar en Barça o Madrid es algo que no se perdona, y el principal seguidor de la corriente que defiende la idea de la necesidad de jugar en uno de los dos grandes para ganarse un puesto importante en el equipo nacional es precisamente el seleccionador. David hizo unas declaraciones que pueden no gustar, en las formas y en el fondo, pero son sinceras y es lo que se debe pedir a un entrevistado, alejándose de la típica hipocresía usada habitualmente por los personajes públicos para quedar bien, que hacen que las entrevistas sean robotizadas e impersonales. Han de ser unas declaraciones que reabran el debate sobre la necesidad de meter o no a Silva en el once ideal de la selección española.

Ahora la pelota está en el tejado de Vicente Del Bosque, que tiene dos opciones: seguir con su esquema futbolístico y renegar definitivamente del canario, o reflexionar sobre las palabras del futbolista y replantearse si España merece tener en su once al jugador más en forma de cuantos conforman la selección y que está maravillando con su fútbol a la afición del Etihad Stadium.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada