02 marzo 2011

La pubalgia del futbolista

La pubalgia del futbolista, también conocida como: entesitis púbica u osteopatía dinámica de pubis, entre otras acepciones, consiste en una inflamación crónica de las inserciones de los músculos del pubis, manifestándose mediante la aparición de un foco de dolor en la zona coloquialmente denominada ingle, pudiendo estar asociada a repercusiones viscerales en vejiga, intestinos, estómago, etc... Este tipo de lesión se considera una ‘enfermedad ocupacional’. Los futbolistas a causa de la actuación reiterada de los abdominales y adductores, no confundir con abductores, los primeros llevan la pierna hacia adentro (hacia la línea media del cuerpo), y los segundos la llevan hacia fuera y se localizan en la parte lateral (glúteos, etc.), en el mecanismo del lanzamiento, padecen una inflamación crónica en la zona que provoca en un estadio inicial dolores ante el esfuerzo y, al agravarse también en reposo.

Causas:
Es el fútbol el deporte en el que más se da esta lesión, debido sobre todo a la repetición del movimiento de golpeo de balón con el empeine. Entre otras causas se encuentran el sobreentrenamiento, un número excesivo de partidos, el cambio de superficies de juego (mojado a seco, duro a blando), una recuperación deficiente o, una preparación física mal adaptada deriva en una aceleración o extensión de la lesión, o la anatomía patológica en los miembros inferiores (acortamiento de los mismos), en la pared abdominal y en el trayecto inguinal.

Síntomas:
Los síntomas de la pubialgia pueden diferir entre unos deportistas y otros, se caracteriza por dolor en distintos niveles de la cintura pélvica en relación con la practica deportiva, dolor a nivel de la región inguinal (pubialgia baja), en otras ocasiones el dolor afecta al anillo inguinal (pubialgia alta), pudiendo aparecer molestias a los dos niveles en incluso a nivel lumbar.
Clásicamente se describen cuatro grados o estadios evolutivos (la gravedad de la lesión va desde el estadio 1 al 4):
1º) el dolor aparece después de un partido o entrenamiento, o después de ejercicio intenso
2º) el dolor aparece durante el partido /ejercicio
3º) el dolor aparece al comenzar la actividad física e impide la realización de la misma
4º) el dolor se desencadena en reposo o a mínimos movimientos.

Como evitar su aparición:
- Realizar sesiones de flexibilidad especiales, un mantenimiento de la misma durante el entrenamiento y una elongación al finalizar los entrenamientos:
a) En el calentamiento: Se aboga por un trabajo activo de la musculatura, ejercicios que se asemejen a la práctica deportiva, controlando en todo momento el movimiento. Un ejemplo en el gimnasio sería el empleo de la máquina que se suele utilizar para fortalecer los abductores y los adductores. En el campo de juego podríamos simular ese movimiento sin resistencia, o bien con la ayuda de un compañero ofreciendo resistencia.
b) En la vuelta a la calma: Se trabajará con estiramientos pasivos, o asistidos.
- Empleo del trabajo isométrico (se explicará en un apartado posterior).
- Dosificación de las cargas de acuerdo al grupo de trabajo.
- Refuerzo de la musculatura estabilizadora de cadera.
- Trabajo compensatorio de potenciación muscular:
a) Abductores.
b) Adductores.
c) Abdominales: tanto superiores, como inferiores y oblicuos.

Tratamiento:
Este tipo de tratamientos, tiene el objetivo de recuperar la capacidad de elongación muscular de la zona y de reforzar sus tendones y, puntos de inserción. Siendo los ejercicios de flexibilidad clásicos estériles al provocar únicamente la reacción concéntrica del músculo.
Existen diversos métodos, en muchos casos complementarios, para tratar este tipo de lesión:
- Fisioterapia.
- Osteopatía.
- Antinflamatorios e infiltraciones.
- Tratamiento quirúrgico: Sólo se recurre en los casos de agravamiento extremo de la lesión que, en cualquier caso, no debería haber llegado nunca a este punto con un trabajo preventivo adecuado. Este recurso, incluso si esta plenamente justificado, sirve para reforzar el pubis, pero no trata las causas.
- Tratamiento Isométrico: En los casos muy dolorosos y agudos, permite obtener rápidamente un efecto sedante sobre las inserciones musculares, sobre los tendones y sobre las vainas de los músculos. Este trabajo se particulariza según la zona afectada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada