10 enero 2011

DE GUANTE BLANCO: Paco Buyo

Hoy vamos a recordar a uno de los porteros con mejores reflejos de la década de los 80 y primera parte de los 90. Un tipo amado y odiado a partes iguales, que marcó toda una época en el Bernabéu y que, quizá, no tuvo el reconocimiento necesario en la selección española, probablemente su espina clavada. Cómo no, os estoy hablando de Paco Buyo.

Francisco Buyo Sánchez nació el 13 de enero de 1958 en Betanzos, en la provincia de La Coruña (España). La vocación de Buyo por el fútbol nació en las calles de su barrio de La Ribera. Su hermano mayor Antonio también se dedicó al fútbol, aunque no pasó de jugar como defensa central en el Betanzos. Sus primeros equipos fueron el Ural CF (1972-73), en el que jugaba tanto de portero como de extremo derecho, dándose, en su único año en la escuadra coruñesa, la curiosa circunstancia de estar imbatido bajo palos, y a su vez ser el máximo goleador del equipo. Al año siguiente ficha por el Betanzos CF, donde permanecería hasta su fichaje en 1975 por el RCD Mallorca. No tardaría en fijarse en sus cualidades como guardameta el Deportivo de La Coruña, que entonces jugaba en Segunda División, y que ya había tratado anteriormente de hacerse con sus servicios.

El verano de 1976 ficha por el Deportivo de La Coruña, y en la entidad gallega permanecería hasta 1980, con un paréntesis de una temporada (1978-79) en la que fue cedido a la SD Huesca mientras realizaba el servicio militar en Jaca. En la temporada 1980-81 da el salto a la Primera División, fichando por el Sevilla FC, alcanzando enseguida la titularidad y donde permaneció cinco años. Aquel primer año jugó 33 partidos.

Su indiscutible titularidad y buen hacer en el Sevilla hacen que se fije en él el Real Madrid, que se hace con sus servicios en 1986, y en el que coincide con 'la Quinta del Buitre', Chendo, Gordillo, Maceda, Gallego, Valdano y Hugo Sánchez. Se convierte así, en el eterno portero del Madrid durante más de una década. Se le llega a apodar como 'San Francisco de Betanzos' y permanecerá en el once blanco, como portero titular, hasta 1996. En 1997 abandona la plantilla merengue y cuelga las botas, retirándose del fútbol definitivamente.

En el club de Chamartín es considerado como uno de los mejores porteros de Europa y comienza a labrarse un palmarés envidiable: 6 Ligas (1986-87, 1987-88, 1988-89, 1989-90, 1994-95 y 1996-97), 2 Copas del Rey (1988-89 y 1992-93), 3 Supercopas de España (1988, 1990 y 1993), 1 Copa Iberoamericana (1994) y 1 Subcampeonato de Europa con España (1984). Además, a título individual, cuenta con dos trofeos Zamora (1988 y 1992).

Fue uno de los porteros más seguros y espectaculares de la Liga. Actuaciones suyas, como la realizada ante la Juventus en Turín en el partido de vuelta de octavos de final de la Copa de Europa de la temporada 1986-87, serán siempre recordadas por los aficionados al fútbol y al Real Madrid. En la ida, los blancos habían ganado 1-0 a la Vecchia Signora en el Bernabéu, y en la vuelta, la Juve de Platini ganó 1-0. En la tanda de penalties, Buyo paró tres. Jugó, en total, 542 partidos en Primera División.

En 1976 Buyo debuta como internacional sub-21 con Jesús Pereda en el banquillo. Era para jugar el Mundial de dicha categoría en Túnez. Debuta contra Francia, con 2-1 a favor de España. En 1979 es llamado por la selección olímpica, y forma parte del primer combinado español que juega en Israel. Fue el 26 de septiembre y gana España por 3-0. El gran 'pero' de su carrera fue su presencia en la selección absoluta. Debutó el 21 de diciembre de 1983 en el estadio Benito Villamarín de Sevilla, en el mítico partido ante Malta, que concluyó con un resultado de 12-1, y que supuso la clasificación de España para la Eurocopa de Francia'84, y que está considerado como uno de los encuentros más importantes en la historia del fútbol español. Sólo jugó siete partidos como internacional, ya que Zubizarreta le cerró las puertas durante años. De hecho, no iba ni convocado. Para muchos medios de comunicación y para la mayoría de los aficionados, fue una de las mayores injusticias del fútbol español. Su último partido como internacional fue un amistoso jugado en Valladolid, el 11 de marzo de 1992, ante la selección de EE.UU. Participó en los Juegos Olímpicos de Moscú'80 y en las Eurocopas de Francia'84 y Alemania'88.

Tras su retirada, creó una empresa dedicada a la instalación de césped artificial, ha sido entrenador del juvenil del Real Madrid, y ha colaborado con varios medios de comunicación, como la cadena de televisión árabe Al Jazeera, en las retransmisiones de la Liga española, escribiendo el blog 'El Análisis de la Jornada' para el diario El País, y participando de manera esporádica en el programa 'Punto Pelota' de Intereconomía TV. También juega con los veteranos del Real Madrid y participa en la Liga de Fútbol Indoor. En 1998 se le concedió la Medalla al Mérito en el Trabajo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada