23 diciembre 2010

Qué fue de... Julen Guerrero

Julen Guerrero es el último gran jugador que Lezama ha dado. Considerado durante los años 90 como una de las grandes promesas del fútbol español, fue la insignia del Athletic y se ganó el cariño de su afición. Rechazó ofertas de grandes clubes europeos, ya que el jugador siempre mostró su intención de quedarse en su club, el cual según sus palabras era "el equipo de sus amores".

Julen Guerrero López nació en Portugalete (España), el 7 de enero de 1974. Comenzó a jugar al fútbol-sala en el equipo del colegio Santa María de Portugalete, a los 8 años entró en el Athletic Club de Bilbao, junto con su hermano José Félix, quien también jugó en Primera División, en clubes como el Athletic, Racing de Santander y Real Sociedad, entre otros. Tras pasar por las diferentes categorías inferiores, el alemán Jupp Heynckes lo subió a la primera plantilla haciéndolo debutar en Primera División el 6 de septiembre de 1992 en el partido Athletic-Cádiz (2-1).

Su posición natural era la de mediapunta. Jugador muy hábil, ambidiestro, con un gran desborde de cintura y un gran tiro a puerta, tanto en el remate como a balón parado. En su tiempo fue uno de los mediapuntas con más proyección atacante, su frialdad cuando se encontraba en el área era temida por todos sus rivales. Iba muy bien de cabeza y anotaba muchos goles. No perdía la concentración y en muchas ocasiones aparecía cuando el equipo más le necesitaba.

En su primera temporada en el Athletic jugó 37 encuentros marcando 10 goles, siendo una de las sensaciones del campeonato. Su récord anotador lo consiguió en la temporada 93-94, marcando 18 goles en 36 partidos. En aquel momento, con 20 años, Guerrero se presentaba posiblemente como el jugador con mayor proyección de la Liga española.

Guerrero fue una de las estrellas del campeonato, el buque insignia del Athletic y el gran ídolo de la afición rojiblanca. En 1995, cuando era seguido por los grandes equipos europeos, firmó un histórico contrato por el que quedaba ligado al club hasta el año 2007 (doce temporadas). El Athletic rechazaba así ofertas de equipos como Real Madrid, FC Barcelona y AC Milan. Muchos expertos consideran que esa decisión de no abandonar San Mamés le impidió progresar aún más como futbolista.

En la temporada 1997-98 Guerrero obtuvo el mayor éxito deportivo de su vida. El Athletic se hizo con el subcampeonato de Liga, por detrás del Barcelona de Louis van Gaal, lo que permitió al equipo bilbaíno jugar la temporada siguiente en la Champions League.

La estrella de Julen Guerrero se apagó súbitamente en la temporada 1999-2000, cuando el entrenador Luis Fernández le relegó por primera vez a la suplencia. Julen tenía todavía 26 años. Guerrero pasó de ser uno de los mejores y más prometedores mediapuntas de Europa a ser un jugador de fuertes altibajos en su rendimiento, justo precisamente en el momento en el que por edad debería haber llegado a su madurez como futbolista. Julen se había convertido en un jugador de banquillo.

A partir de la temporada 2002-03 esta situación se acentuó pasando a ser un jugador únicamente de refresco sin sitio en el once titular, e incluso quedándose fuera de las convocatorias en bastantes ocasiones.

En 2006 el jugador de Portugalete llegó a un acuerdo con el Athletic para la rescisión de su contrato, a pesar de que aún le quedaba un año más. Tras esto se retiró, habiendo completado 14 temporadas y 356 partidos en Primera división, marcando 101 goles. La llegada de Urzaiz y su declive físico, por una lesión de rodilla (otros hablan de ansiedad), son las razones de su pronto ocaso. El 13 de marzo de 2008 se desvinculó definitivamente del Athletic Club y dejó de pertenecer al cuerpo técnico, labor que desempeñaba desde su retirada como jugador.

Fue internacional sub-19 con apenas 16 años, sub-21 con 18 años, e internacional absoluto con 19 años recién cumplidos. Debutó el 27 de enero de 1993 en el partido España-México (1-1), jugado en el Rico Pérez de Alicante. Disputó los Mundiales de USA’94 y Francia’98, y la Eurocopa de Inglaterra’96. En total sumó 41 partidos como internacional, marcando 13 goles, consiguiendo dos hat-trick frente a Malta y frente a Chipre. En octubre de 2000 jugó su último partido como internacional con España.

Ocasionalmente, ha realizado labores de comentarista para TVE en los partidos de la Selección Española. Actualmente ha abierto una escuela de fútbol en la Costa del Sol donde ha trasladado su residencia. Además está disputando la Liga Indoor de Veteranos con su Athletic. También juega al pádel, y tiene un restaurante con su nombre en Zamudio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada