11 octubre 2010

DORSALES MÍTICOS: 3 Paolo Maldini

Decir el nombre de Maldini, significa hablar de una leyenda. Nadie podría imaginarse cuando debutó ante el Udinese en la temporada 1984-85, que aquel niño de 16 años, que entraba en sustitución de Battistini, iba a llegar a lo más alto del panorama mundial. Se retiró con 41 años, y el fútbol, se quedó huérfano con la retirada de un jugador ejemplar, un icono del fútbol mundial, un ejemplo de lo que es sentimiento hacia una camiseta, de quien para muchos ha sido, el mejor lateral izquierdo de todos los tiempos.

Paolo Cesare Maldini nació el 26 de junio de 1968 en Milán (Italia). Hijo del ex jugador y entrenador italiano Cesare Maldini, quien fue también un jugador histórico del AC Milan en las décadas de 1950 y 1960. Paolo pasó su carrera entera con el AC Milan, club en el que entró a los 10 años. En la cantera del conjunto 'rossonero' fue pasando por los distintos equipos hasta que el entrenador sueco Nils Liedholm lo hizo debutar con el primer equipo cuando tenía 16 años. Fue el 20 de enero de 1985 frente al Udinese, cuando un jovencísimo Maldini sustituía a Sergio Battistini.

Nadie podía imaginar en ese momento que iba a conseguir jugar 25 temporadas, al máximo nivel en las filas del todopoderoso Milan, y pocos creían que acabaría portando el brazalete de capitán durante tanto tiempo. Son números de leyenda, una leyenda que acentuaría en el Milán, en forma de títulos: 7 Scudettos (1987-88, 1991-92, 1992-93, 1993-94, 1995-96, 1998-99 y 2003-04), 5 Champions League (1988-89, 1989-90, 1993-94, 2002-03 y 2006-07) , 5 Supercopas de Europa (1989, 1990, 1994, 2003 y 2007), 2 Intercontinentales (1989 y 1990), 1 Mundial de Clubes (2007), 1 Copa de Italia (2002-03) y 5 Supercopas Italianas (1988, 1992, 1993, 1994 y 2004)... un palmarés, al alcance de pocos, por no decir de nadie.

Con la selección italiana fue internacional en 126 ocasiones y marco 7 goles. Debutó el 31 de marzo de 1988, en el empate a 1 con Yugoslavia. Es el jugador con mas presencias en la selección nacional (todavía se mantiene), disputando 4 Mundiales (Italia’90, USA’94, Francia’98 y Japón/Corea’2002) y 3 Eurocopas (Alemania’88, Inglaterra’96 y Holanda/Bélgica’2000), consiguiendo ser el jugador que mas veces ha defendido capitanía en la 'azzurra', con 74 partidos. Maldini gano muchos títulos con el Milan, pero no logró ningún título internacional con la selección italiana. En el Mundial de Estados unidos logró el subcampeonato, donde Italia perdió en la tanda de penaltis frente a Brasil. Además disputó la final de la Eurocopa del año 2000, pero perdiéndola contra Francia. Su último partido lo disputó contra Corea del Sur el 18 de junio de 2002.

Es un defensa limpio como demuestran los datos, ya que, en toda su trayectoria tan sólo ha recibido una roja directa. Ha sido expulsado en cuatro ocasiones de las cuales, tres han sido por doble amarilla. Jugadores de la talla de Michel, Maradona, Ronaldo, Zidane, Raúl o Ronaldinho en algunas entrevistas han alabado su capacidad para defender y la dificultad para regatearle. Gracias a su colocación e inteligencia en los terrenos de juego, Paolo Maldini está considerado, junto a Scirea, Franco Baresi y Beckenbauer entre otros, uno de los grandes defensores de todos los tiempos. Cubriendo las posiciones de lateral, central u hombre libre, siempre ha ofrecido una gran seguridad y un trato exquisito de balón.

Pero dejando de lado su tremenda calidad futbolística, Maldini destacó por ser un auténtico caballero dentro y fuera del campo. Respetado por los hinchas rivales y admirado por todos sus compañeros de profesión, Maldini se ganó el afecto y cariño de todos los equipos del calcio. Porque más allá de los colores que llevara, su carisma, carácter y su elegancia le hicieron ganarse el respeto de todos. Sus más de 900 partidos con la camiseta 'rossonera' (que llegaron a los 1000 como jugador profesional) y su inteligencia siempre permanecerán en el recuerdo de todos. Solo un pero en su carrera, tuvo problemas con su propia afición, bueno para ser justos, no con todos, sino con los ultras del Milan. Nunca les profesó su apoyo como muchos otros jugadores han hecho, ni entendió como el club podía financiar sus desplazamientos y eso acabó por ponerlos en su contra.

En el Milan, ya sueñan con que Christian Maldini (que juega en la categorías inferiores de Milanello), tome el relevo de su padre, como ya hizo Paolo con Cesare, hace varias décadas. No obstante, difícil le será al pequeño quitarse de encima la etiqueta de 'hijo de', algo que sí consiguió su padre, pero ya se sabe, cuando uno se apellida Maldini, puede conseguir todo lo que quiera y llegar a lo mas alto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada